Cambiar la tapa de la taza del retrete o vater

Cambiar la tapa de la taza del retrete o vater

Cambiar la tapa de la taza del retrete o vater. Puf!, conseguir alguna de ellas me ha dado algún que otro quebradero de cabeza, a parte de lo “coñazo” que son algunas de quitar y poner. Si no es delicado, hay modelos universales que pueden conseguir en la ferretería de su barrio, donde suelen tener  dos o tres modelos, a la que tienen que llevar:

Si el sanitario es corriente: se levanta la tapa y se pone un trozo de cartón sobre la taza del retrete, echa la tapa encima y dibuja el contorno de la misma en el cartón, la recorta y con esta platilla se va a la ferretería donde coge, de entre las que tengan, la que mejor se adapte.

El sanitario tiene otra tapa o no tiene ninguna y quieren poner la que mejor le va, deben tomar las tres medidas ( A, B y C ) al agujero de la taza del váter (ver dibujo), y sacar una plantilla poniendo un cartón encima de la taza y marcando con un rotulador por la parte inferior el contorno de la misma, y en establecimiento se elige la que mejor se adapte a la plantilla  y a las medidas que llevan.

Ahora bien, si buscan una tapa de un sanitario en concreto (especial)  deben tomar las medidas de la original (ver dibujo 2º), apuntar la marca del sanitario- en algunas hay colocado un número de referencia en la cara inferior de la tapa- y se hace una plantilla poniendo un trozo de cartón sobre la taza al que echamos la tapa y dibujamos el contorno de la misma, ya que los fabricantes las hacen como un traje a medida para sus modelos de sanitarios y para buscarla debe desplazarse a  un establecimiento que trabajen su marca o a un servicio oficial de la marca ( ver guía de teléfonos o en Internet). Hablando de La interné, existen web que se dedican a vender tapas .

Otro caso, es el de los retretes modernos que van totalmente cerrados por detras (menudo coñazo) y no se puede acceder a los tornillos que la pillan a la taza por lo que habrá que quitar el retrete para darle la vuelta y poder llegar a los tornillos; una vez colocada hay que poner el retrete en su sitio.

Si algún día se deciden a cambiarla y les toca una “coñazo“, armesen de paciencia y hagan unos ejercicios de estiramiento antes de proceder.

Jorge Martínez. Técnico de mantenimiento.

MÁS DE 100 VÍDEOS Y UN MONTÓN DE ARTÍCULOS PARA AYUDARTE A REPARAR LAS AVERÍAS DE CASA


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *